viernes, 28 de enero de 2011

Muere Viciosa, una de las lincesas mas longevas de Doñana

Breve historia de una lince de Doñana tras una vida larga y prolífica en libertad

25/01/2011

El collar que ha portado casi desde su nacimiento ha permitido su seguimiento, dando una información muy valiosa sobre estos felinos




Una de las hembras de lince más antiguas del Espacio Natural Doñana, llamada Viciosa, ha fallecido tras vivir diez años en libertad, durante los que tuvo al menos 15 cachorros en seis partos diferentes. La Consejería de Medio Ambiente inició su seguimiento a edad temprana mediante la colocación de un collar radio transmisor. Gracias a este dispositivo se ha podido conocer la trayectoria vital de ejemplar: enfermedades, luchas con otros felinos, relaciones sociales y viajes, pudiendo ser atendida por personal especializado en los casos en que fue necesario.

El nombre de este lince se debe a que nació, en el año 2000, cerca de una de las puertas de entrada al Parque Nacional Doñana que se conoce como la cancela “El Vicioso”. Esta hembra se asentó en su zona natal, sumándose a los 35/40 linces que se habían contabilizado en Doñana por aquella época. A los dos años comenzó su vida reproductora, sumando cada año entre 2002 y 2008 sus cachorros a la población lincera existente, hasta un total de al menos 15 ejemplares. De hecho, la última de sus camadas la tuvo con Baya, el macho proveniente de Sierra Morena que fue liberado por la Junta de Andalucía en el núcleo de Coto del Rey ese mismo año en el marco del actual Proyecto Life Lince con miras a iniciar el reforzamiento genético de la población de Doñana. Es madre por tanto de Esencia, representante único de la primera generación mixta, y abuela de sus cachorros, segunda generación de genes mixtos nacidos en el núcleo de La Puebla-Aznalcazar, donde se ha asentado Esencia.

Gracias al seguimiento continuo de los técnicos del proyecto de conservación de Medio Ambiente, en enero de 2005 se detectó que el ejemplar pesaba un 40 % menos de su peso habitual y que presentaba cojera así como heridas compatibles con una pelea con otro lince. Los esfuerzos aunados del personal de conservación del lince del programa ex situ e in situ, lograron que esta hembra adulta de enorme valor, continúe viviendo y pueda seguir haciéndolo en libertad. Su rápida recuperación y vuelta al campo en tan sólo un mes, con el peso adecuado, permitió que retomara su territorio.

En 2007, este ejemplar se vio afectado por el brote de Leucemia felina que tuvo el núcleo de Coto del Rey. Sin embargo consiguió acantonar la enfermedad, por lo que, al no ser contagiosa, pudo continuar su vida en libertad, aunque bajo un riguroso control periódico. Afortunadamente, no volvió a ser virémica en toda su vida.


En 2008, ya con 8 años, y como ocurre de manera natural en animales territoriales, una hembra más joven, Centaurea, por reorganización de los territorios adyacentes, desplaza a Viciosa. Desde ese momento, su collar indicaba que se movía dirección noroeste, hacia Villamanrique de la Condesa, llegando a establecer su territorio en marzo de 2009 entre la Dehesa de Gato y los Pinares de La Puebla-Aznalcázar.

La permanencia de este lince en el nuevo espacio que ocupó ha sido definitiva por el enorme trabajo de divulgación y de control de artes ilegales, que ha dado lugar a que en la actualidad su uso sea prácticamente inexistente, y gracias a ello linces de la zona sean de los más productivos de la población.

El año que Viciosa ha pasado en las cercanías de Villamanrique ha sido un regalo para este pueblo, ya que esta vieja hembra, era tremendamente descarada, y se dejaba observar con enorme confianza desde distancias muy cortas. Multitud de manriqueños se han acercado al monte y a la conservación de la especie motivados por la contemplación de esta hermosa hembra y el deseo de querer seguir viéndola durante mucho tiempo.

Finalmente el collar que portaba, permitió localizarla en sus últimos momentos de vida en el pinar del Chaparral. Los resultados iniciales del análisis post mortem realizado en el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta de Andalucía revelan que su fallecimiento se ha debido a diversos factores que los achaques de la edad no le han permitido superar.

A su muerte, Viciosa deja Doñana con 72 linces, el doble que cuando nació, y un futuro prometedor para el reforzamiento genético poblacional. En sus casi once años de vida ha sido testigo y nos ha hecho cómplices de un profundo cambio en el rumbo de su especie. En ello han tenido que ver los esfuerzos económicos y de gestión de la Administración, pero también han intervenido fundamental y principalmente los cambios en la percepción de las personas del entorno que actualmente ocupa la especie, personas que decididamente quieren conservarla y seguir disfrutando de su presencia.


En breve, dedicaremos una sección a contaros con todo detalle, historias de algunos linces viejos, que afortunadamente, son cada vez más, y cómo los proyectos de conservación han influido en su pervivencia.

Fuente: Lifelince.org


Es curioso ver como cambian las versiones según quien nos las cuente como podéis ver en este comentario del foro "El lince ibérico":

Los diversos factores que causaron la muerte de Viciosa, según la necropsia, son la tuberculosis y como dato curioso tener 30 perdigones en el cuerpo. Para que un bicho tenga 30 perdigones en el cuerpo el tiro tiene que ser bastante cercano (pero es que como Viciosa era muy descarada...).

Un bicho con una perdigonada de ese calibre tiene que sufrir un estrés y una inmunodepresión total que puede afectar de manera directa al proceso de la tuberculosis, ya que como se ha explicado por aquí, ésta se encuentra en el aire.


O si preferís ver elcomentario completo aquí.