lunes, 24 de enero de 2011

Los osos en la cordillera cantábrica son unos 200, el doble que hace 15 años

Los datos avalan que el oso de Asturias y León pueda ser "viable a corto plazo"
Alertan de que "seguimos hablando de una especie en peligro de extinción"


Efe | Oviedo
22/01/2011

La población de osos en la cordillera cantábrica ha aumentado hasta alcanzar los dos centenares de ejemplares, más del doble que en la década de los noventa del siglo pasado, según los estudios del CSIC y la Universidad de Oviedo hechos durante los últimos años y presentados hoy.

En una rueda de prensa en la sede del Gobierno de Asturias, la profesora universitaria Ana Domínguez y el investigador del CSIC Javier Naves han explicado que un estudio basado en la recogida de pelos y heces para un censo genético indica que habitan entre 195 y 210 osos, dato que coincide con otros informes de observación.

Al superarse los 200 ejemplares se ha alcanzado el "tamaño mínimo" para que el oso de Asturias y León sea "viable a corto plazo", aunque aún la cantidad está "muy lejos" de que se considere su viabilidad a medio y largo plazo, ha explicado Domínguez.

"Seguimos hablando de una especie en peligro de extinción", ha resumido Naves, quien, no obstante, ha dicho que con la presentación de estos estudios es un día "para disfrutar" de los resultados, pues en censos hechos hace unos quince años -que no eran de estimación directa como ahora- la cifra era inferior al centenar de individuos.

El consejero de Medio Ambiente e Infraestructuras de Asturias, Francisco González Buendía, ha resaltado el "cuidado exquisito" seguido en la planificación de obras para no interferir en las migraciones entre los osos del occidente de la cordillera y los del oriente, cuya población -con variedad genética diferenciada- es de apenas unas decenas.
Huella genética individual

Pese a que desde hace casi un siglo se dividieron en dos las poblaciones y existe una diferenciación genética, en 2008 se hallaron dos ejemplares con genotipos del occidente y el oriente mezclados.

En el estudio de la Universidad de Oviedo se recogieron 381 muestras de heces y pelos durante varios años y se determinó un censo de 169 ejemplares con huella genética individual.

147 en el occidente de Asturias y León, y 25 (18 machos y 7 hembras) en la zona oriental de esas provincias y en Cantabria y Palencia, con algunos casos de muestras recogidas en ambas zonas debidas a las migraciones de algunos machos.

El CSIC fijó el estudio en un solo año, 2006, y con 270 muestras tomadas determinó la presencia de 130 osos diferenciados (119 en la zona occidental y 12 en la oriental, uno de ellos en ambas).

Para el cálculo total de la población -contando los individuos a los que no se ha tenido acceso- se hicieron recapturas de muestras y según la probabilidad de hallazgos de individuos nuevos y de repeticiones en los sucesivos análisis se fijó que la población existente era de entre 195 y 210.

Paralelamente se abordó una investigación basada en la observación desde 169 puntos (con 460 kilómetros cuadrados de cuencas visuales) durante 1.912 horas, que dio como resultado 103 osos observados, que llevaría a una estimación de la existencia de 150 osos adultos más unos 25 oseznos.

El porcentaje de diversidad genética de los osos del occidente de la cordillera cantábrica es del 45%, en el promedio del de otras poblaciones de osos de Norteamérica o Escandinavia; sin embargo, la diversidad genética de los del oriente es del 25%, la más baja en términos comparativos.
Viabilidad a corto

En genética de poblaciones está establecida la regla 50/500 para la supervivencia, 50 individuos para el corto plazo y 500 para el largo, que, en el caso de los osos, según un estudio en Yellowstone (Wisconsin) explicado por Domínguez, ha de multiplicarse por cuatro; por lo que ahora, al superar los 200 los osos de la cordillera cantábrica parece asegurada su viabilidad a corto plazo.

El reto para los próximos años es la identificación de los pasillos o corredores por los que los machos migran entre el occidente y el oriente, así como la prevención de daños en la apicultura, agricultura y ganadería en las nuevos hábitat de los osos por su aumento demográfico.

El director general de Biodiversidad y Paisaje de Asturias, José Félix García Gaona, ha afirmado en la rueda de prensa que la reintroducción de osos de otras procedencias, así como la alimentación artificial, "ya no está en el debate", al haberse superado los "puntos críticos" de supervivencia.

Fuente: Elmundo.es