sábado, 2 de octubre de 2010

Seguimiento de los oseznos huérfanos de Degaña

A primeros de septiembre, algunos vecinos de Degaña (Asturias) vieron a dos crías en el entorno de la carretera y avisaron a la Fundación Oso Pardo; desde ese momento la FOP y los guardas de Principado comenzaron a realizar un seguimiento, comprobándose que los dos ejemplares se encontraban solos.

A partir de entonces, en coordinación con la guardería del Principado se ha estado controlando a los oseznos y buscando indicios para conocer lo sucedido con la madre, de la que hasta el momento no se tiene noticia.

Los oseznos aparentan un buen estado de salud y se les ha visto comer hierba con normalidad, encontrándose también excrementos con indicios de haberse alimentado de manzanas y moras.

El seguimiento por parte de la FOP, en el que participan un mínimo de dos vigilantes, lo están realizando componentes de las tres Patrullas Oso que operan en el occidente de la Cordillera Cantábrica y que son financiadas por la Obra Social Caja Madrid y la Fundación Biodiversidad.

Desde la FOP, creemos que existe una alta probabilidad de sobrevivir sin los cuidados de la madre, teniendo en cuenta que se encuentran en una zona con abundancia de comida otoñal, y sobre todo si consideramoslas experiencias anteriores de seguimiento de oseznos huérfanos en la Cordillera Cantábrica, cuyos resultados pueden verse con detalle en otros apartados de la web o en el libro “Osas, comportamiento de las osas y sus crías en la Cordillera Cantábrica” publicado por la FOP y que puede descargarse aquí.



Dos ejemplares jóvenes de oso pardo




En Asturias se ha podido hacer un seguimiento detallado de dos casos de oseznos huérfanos que sobrevivieron perfectamente en libertad. En mayo de 1991 se detectó a tres hermanos huérfanos en un paraje de Somiedo. Se pudo seguir su comportamiento entre octubre de 1991 y noviembre de 1992, destacando el pequeño tamaño del área de campeo y la temprana entrada en hibernación. Años más tarde, en septiembre de 1999, se localizó a otros dos oseznos solitarios de ocho meses de edad en un monte de Cangas del Narcea, y fueron seguidos entre septiembre de 1999 y mayo de 2000 (en este enlace se incluye un video de estos dos hermanos filmado durante el periodo de seguimiento). El área de campeo fue también pequeña y se pudo comprobar que dedicaron más tiempo a alimentarse y vigilar y menos tiempo a jugar o desplazarse que otros oseznos de la misma edad acompañados de sus madres. A pesar de ello, hibernaron con normalidad, comieron una amplia variedad de alimentos y llegaron a la primavera siguiente en perfecto estado.

La historia de la osa Villarina, que con seis meses de edad fue localizada desorientada y malherida por unos turistas de visita en Somiedo en junio de 2008, aunque es algo diferente por la intervención humana directa en la cura y cuidado de la osa antes de su exitosa liberación a la Naturaleza, también apoya la idea de la posible supervivencia de oseznos huérfanos o separados de su madre.

El éxito en los casos previos de oseznos huérfanos se debió a las buenas características de las zonas en que se encontraban, que ya conocían de sus primeros meses de vida con sus madres, y que reunían adecuados refugios y abundante alimento. Pero también resultó un factor fundamental para el éxito el hecho de que se desarrollara una discreta y continua vigilancia por parte de equipos de la administración del Principado de Asturias y la FOP, que permitió asegurar la tranquilidad necesaria para su desarrollo.

Por este motivo, la FOP considera necesario establecer una vigilancia similar de los oseznos de Degaña, discreta y a distancia, evitando todo tipo de molestias o presiones que pudieran afectar a los cachorros u obligarles a desplazarse. Es necesario investigar también lo que ha podido sucederle a la osa desaparecida, ya que asegurar la supervivencia de las osas reproductoras es un elemento clave para mantener y consolidar la actual recuperación de la población osera cantábrica.

30/9/2010

Fuente: Fundacionosopardo.org