sábado, 9 de noviembre de 2013

Descubierta una población de una planta en peligro de extinción en Olarizu, Vitoria-Gasteiz


Localizada en las campas de Olarizu una población de Senecio carpetanus, una planta en peligro de extinción, 30 años después de darse por desaparecida

24 de octubre de 2013

La restauración ecológica de los antiguos pastos de la Dehesa de Olarizu ha permitido recuperar la mayor población conocida de esta especie en todo el País Vasco.

Senecio carpetanus es una herbácea vivaz de la familia Asteraceae que vive en la mitad norte de la Península Ibérica, en pequeñas y aisladas poblaciones localizadas en herbazales húmedos, un hábitat muy escaso. Esta especie está considerada "En Peligro de Extinción" en el actual "Catálogo Vasco de Especies Amenazadas", puesto que en el País Vasco tan solo se conocen otras dos pequeñas poblaciones alavesas.

La población de Senecio carpetanus encontrada en Olarizu, con alrededor de 200 individuos, es la mayor conocida en todo el País Vasco.

La recuperación de esta especie ha sido posible gracias al cambio en la gestión del parque de Olarizu, que se produjo en 2011 debido a que el personal del Jardín Botánico localizó en las campas una población de otra especie amenazada, Galium boreale. A partir de otoño de 2011 dos zonas de las campas de Olarizu se han mantenido libres de siegas para transformar los céspedes del parque público en zonas de restauración ecológica, con el fin de conservar dicha población de Galium boreale. Esa especie y Senecio carpetanus comparten hábitat y sus poblaciones desaparecieron debido a la alteración provocada por los drenajes y el ajardinamiento llevados a cabo para acondicionar las campas como parque público.

Este hallazgo constituye un gran ejemplo de las posibilidades que brinda la gestión de los espacios públicos, tanto en el ámbito urbano y periurbano del Anillo Verde como en el resto del municipio de Vitoria-Gasteiz, para la conservación de la flora amenazada y la biodiversidad.

Fuente: Vitoria-gasteiz.org



Para los que no conozcan la zona, el Parque de Olarizu, es uno de los que conforman el Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz. Este anillo, rodea toda la ciudad con parques que se pueden definir como una transición entre lo que se podría considerar un hábitat artificial, como un jardín, y otros tipos de hábitats naturales, por denominarlos de alguna manera. Quizás Olarizu no sea tan conocido debido a que está a la sombra de Salburua, que se puede decir que es la joya de la corona ya que es un humedal de importancia a nivel comunitario que alberga a varias especies en peligro de extinción.


Lo cierto es, que en lineas generales, para lo que estamos acostumbrados y teniendo el hándicap de estar en una zona con mucha afluencia, el Anillo Verde está relativamente bien gestionado. Y me consta que podrían estar incluso mejor gestionado si las decisiones dependiesen únicamente de los técnicos responsables.

¿Cual es el problema? Como casi siempre, la política y la falta de concienciación de los usuarios de estas zonas. El 80% de los praderíos actuales deberían de gestionarse como las denominadas "zonas de restauración ecológica", pero la gente no lo entendería. Básicamente la gente solo vería que el Ayuntamiento ha dejado de segar la hierba para ahorrarse el dinero.

Por eso creo que no es de recibo esperar a encontrar una especie amenazada para cambiar la gestión. Lo que hay que hacer es cambiar la forma de gestionar estos espacios y explicarle a la gente porque se hace. El mero hecho de publicar un par de noticias en la web municipal no va a cambiar la percepción que tienen los ciudadanos.

Estaría bien que por una vez, los políticos fueran valientes y apoyaran las directrices de los técnicos. Con ello, básicamente ahorrarían dinero a la ciudad, ya que no habría que segar tan a menudo y mejorarían el estado ecológico del Anillo Verde. Y ya puestos a pedir... Se podría ayudar a la naturaleza un poco con el banco de germoplasma de la Casa de la Dehesa, que de nada vale conservar semillas, si no existe el hábitat donde reintroducirlas, porque resulta, que estamos acostumbrados a tener praderas tipo "green" de campo de golf en estos parques.

Un par de carteles en cada parque y una pequeña campaña de difusión harían que la ciudadanía lo entendiese perfectamente. Cuesta menos dinero y es mejor ¿A que esperamos?