miércoles, 17 de octubre de 2012

Las Tablas de Daimiel registran crías históricas de morito y espátula

Ciudad Real, 8 oct (EFEverde).

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) ha registrado durante la última temporada de reproducción la cría histórica de dos especies singulares de aves presentes en la Península Ibérica, el morito común (Plegadis falcinellus) y la espátula común (Platalea leucorodia).

Esta es la primera vez que se confirma la cría tanto de una pareja de espátula como de morito en el parque nacional y es una de las pocas citas confirmadas de cría de estas especies en Castilla-La Mancha. En junio, se pudo comprobar que estas especies habían ocupado varios nidos en la garcera del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, según han indicado a Efe distintas fuentes.

En concreto, en la garcera del parque se constató la nidificación de dos parejas de espátula, una de las cuales sacó adelante tres pollos; mientras que una de las parejas de moritos que nidificó, sacó adelante una cría. Ambas citas constituyen un hecho relevante desde el punto de vista del interés ornitológico, dado que por primera vez, se tienen datos de que estas especies crían en lugares diferentes a sus áreas de distribución tradicional en la Península Ibérica.

De hecho, la población reproductora de morito común en España, según el censo de SEO/BirdLife de 2007, elevaba a 3.777 parejas la población en España, que se distribuyeron entre el Parque Nacional de Doñana y los parques naturales del Delta del Ebro y de las Salinas de Santa Pola, aunque más del 96 por ciento de las parejas reproductoras estaban en Doñana. Algo similar ocurre con la población reproductora de espátula común en España, una especie que en 2007 sumaba 1.614 parejas, de las que más del 98 por ciento lo hicieron en Andalucía, concretamente en Huelva, Sevilla y Cádiz, y el resto se repartió entre pequeñas colonias en Extremadura.

Durante los últimos meses, en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel es habitual observar ejemplares de estas especies, que se han convertido en unos de los principales reclamos turísticos de este espacio protegido. Las Tablas de Daimiel, que mantienen una importante superficie de terreno inundada por las lluvias, a finales de agosto cobijaba cerca de 9.000 ejemplares de aves de sesenta especies diferentes.

El morito común, según la Enciclopedia de las Aves de SEO/BirdLife, es el único ibis que aparece de forma natural en Europa, cuyo pico curvo y sus tonos oscuros lo hacen inconfundible. El morito común ha comenzado a recolonizar España en los últimos años y ha consolidado la reproducción en un único enclave, las marismas del Guadalquivir, que hace que la especie sea muy sensible a cualquier factor de amenaza. Las colonias españolas de este ave se establecen sobre eneales, carrizales, almajales y tarajes, como en el caso de la colonia que se ha instalado en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel y que se eleva a más de una veintena de ejemplares.

Su alimentación está basada fundamentalmente en insectos y larvas y, en menor medida, también consume pequeños peces y anfibios. La espátula, por su parte, es una zancuda inconfundible por su gran tamaño, su color blanco y su pico en forma de espátula que utiliza para levantar el fango de los humedales que habita. 

Este ave, normalmente, prefiere humedales poco profundos, en general costeros y por tanto salinos, como marismas, deltas y estuarios, que posean fondos de arena fina, aunque en el caso de Las Tablas de Daimiel, también encuentra un hábitat adecuado. Su dieta se compone de invertebrados acuáticos (crustáceos, moluscos, anélidos e insectos acuáticos y sus larvas) y también de anfibios.

Fuente: Efeverde.com