martes, 3 de julio de 2012

Se liberan cuatro hembras de quebrantahuesos en Andalucía



7/06/12
Las aves liberadas en esta edición son hembras; tres de ellas nacidas en el Centro de Cría de Quebrantahuesos de Cazorla y la cuarta procedente del Centro de Cría de Valcallent (Lérida). Cada una  tiene un código de identificación con el que quedan inscritas en el Libro de Cría Internacional de esta especie. Sin embargo, desde ahora, serán conocidas con nombres populares. Una, lleva el de Zafra como el noble Hernando de Zafra, señor de Castril y en homenaje a este municipio granadino. El linaje de los Zafra es muy querido en el municipio y llevan con orgullo su nombre, por ejemplo, la Sociedad de Cazadores “Los Zafra”. Otra es Marchena, como el núcleo poblacional de Santiago-Pontones y en deferencia a este municipio jiennense. Los escolares de la comunidad educativa de las comarcas de liberación y campeo propusieron una larga serie de nombres y de entre todos ellos se ha seleccionado Encina, sugerido por un alumno de 5º curso de Primaria del Colegio Sierra de Segura de Cortijos Nuevos (Jaén). Por último, Viola, (endemismo de la flora del PN Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas)  que ha sido el nombre más votado para hembras, con 39 votos, en la red social Facebook.

14/06/12
  • Los cuatro ejemplares liberados comieron dentro de las 48 horas siguientes a la liberación.
  • Las primeras interacciones han estado relacionadas con la ocupación del espacio y las dos hembras mayores han impuesto su jerarquía sobre las de menor edad.
Han pasado los primeros días de cría campestre o hacking en la cueva de Los Centenares, término de Santiago-Pontones (Jaén) y las cuatro hembras de quebrantahuesos liberadas por el Programa de Reintroducción de la especie en Andalucía se adaptan con normalidad al nuevo espacio, bajo la atenta vigilancia de técnicos, auxiliares y voluntarios de la Fundación Gypaetus.




Marchena, Zafra, Encina y Viola, fueron transportadas hasta el nido por agentes de Medio Ambiente de las unidades territoriales de Segura y Cazorla y participaron, así mismo en el traslado, agentes medioambientales de Castilla-La Mancha, donde por cercanía geográfica, los quebrantahuesos liberados por el programa andaluz realizan trayectos exploratorios. El Parque Natural Los Calares del Río Mundo y de la Sima y las poblaciones murcianas de Caravaca y Moratalla son espacios sobrevolados frecuentemente por los quebrantahuesos andaluces.

La alimentación de las aves ocupó la atención de técnicos, auxiliares y voluntarios de hacking durante las primeras horas. Antes de transcurridas 24 desde la liberación las dos hembras mayores, Encina y Zafra, dieron cuenta de la comida que el personal deposita en la cueva antes del amanecer, una vez al día y sin ser visto. Marchena, la más pequeña, fue la siguiente y antes de las 48 horas se incorporó Viola.

Una vez libres en la cueva, Encina implantó su supremacía junto a Zafra, estableciendo frente a las otras dos, su posición de poder en la zona más alta del habitáculo. Hay suficiente espacio para las 4 pero posicionarse estratégicamente posibilitó ver las primeras actitudes de fuerza de las aves. 


Interacciones entre sí y más tarde frente a los “visitantes”.  El primero en curiosear por la zona fue Tono; el quebrantahuesos de mayor edad del programa de reintroducción andaluz, se “asomó” a la cueva al cabo de cuatro días desde la suelta. Fue una “visita de cortesía”, llegó, vio y  se marchó sin más consecuencias. Buitres y cuervos también han pasado por allí atraídos por la comida incitando en Zafra una actitud de defensa contra contendientes no deseados.

Fuente: Gypaetus.org