sábado, 28 de mayo de 2011

Mueren otros dos quebrantahuesos envenenados en la Sierra de Castril

Agentes de la autoridad ambiental, en colaboración estrecha con los técnicos especialistas de la Junta de Andalucía, han iniciado tareas de investigación tras confirmarse la muerte de dos quebrantahuesos hace dos semanas. Los agentes mantienen las pesquisas después de que los resultados de los estudios realizados en el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Junta de Andalucía confirmaran el envenenamiento como causa de la muerte de las aves. Tras recoger y analizar indicios y pruebas encontrados, Medio Ambiente ha decidido continuar la investigación judicial.

Miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza de Granada y Jaén, agentes de Medio Ambiente, representantes de la Fundación Gypaetus y de la Estrategia de lucha contra el uso ilegal de cebos envenados y responsables de las delegaciones de ambas provincias y de los Servicios Centrales de la Consejería de Medio Ambiente han mantenido un encuentro en el que han determinado el refuerzo de las actuaciones de lucha contra el veneno que ya se están llevando a cabo en la zona.

Entre las medidas adoptadas se encuentran un incremento de la vigilancia y las inspecciones de los equipos caninos, así como el refuerzo de la investigación policial. Por otra parte, seguirán desarrollándose campañas de comunicación y sensibilización dirigidas tanto a los colectivos más directamente relacionados con la fauna silvestre, básicamente ganaderos y cazadores, como con los más jóvenes, los niños y niñas de los municipios de Sierra de Castril y Sierra de Cazorla, herederos y futuros gestores del legado natural al que tanto perjudica el uso de venenos.

Actualmente el uso de cebos envenenados está expresamente prohibido tanto por normativa comunitaria como estatal y autonómica y, además, está tipificado como delito en el Código Penal. La Junta de Andalucía puso en marcha en 2004 la Estrategia para la Erradicación del uso ilegal de cebos envenenados en Andalucía, estrechamente coordinada con los programas de conservación, recuperación y reintroducción de varias especies amenazadas, especialmente las que potencialmente podrían verse más afectadas por esta práctica ilegal: las aves necrófagas. Las rapaces carroñeras son especialmente sensibles debido a que conforman el último eslabón de la cadena trófica.

Así, desde el año 2009 hasta hoy han muerto al menos 13 aves protegidas entre buitres negros, alimoches, milanos reales y quebrantahuesos, envenenados por organofosforados y carbamatos fundamentalmente, es decir, pesticidas y plaguicidas altamente tóxicos, incluso para el ser humano. La falta de selectividad del veneno es tal que los ejemplares de mamífero carnívoro como zorro, garduña, jineta o meloncillo constituyen escasamente el quince por ciento de los animales muertos por envenenamiento, lo que evidencia su ineficacia para el control de depredadores, siendo el 40% de los animales muertos nuestras mascotas: los gatos y perros domésticos.

Los dos ejemplares muertos de quebrantahuesos, un macho y una hembra, habían sido liberados en territorio jiennense, en el marco del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. El macho, llamado Pontones, nació en el Centro de Valcallent (Lleida) en el año 2007 y fue liberado ese año en la Sierra de Segura. Sus viajes exploratorios le habían llevado hasta la Cordillera Cantábrica y era uno de los ejemplares de mayor edad de los liberados en Andalucía. Cata era la hembra, nacida en 2009 en el Richard Faust Zentrum de Viena (Austria) y desde ese año volaba libre en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, emprendiendo en 2010 su primer viaje de larga distancia.

Fundación Gypaetus

La Fundación Gypaetus (FG), cuyo gerente es el investigador Jesús Charco, trabaja en el Programa de Reintoducción del Quebrantahuesos en Andalucía. La Fundación Gypaetus es una entidad privada y sin ánimo de lucro que desde el año 2000 trabaja por la reintroducción del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en Andalucía desde una perspectiva dinámica e integradora que defiende el papel activo de la población y la cultura rural en la conformación y el mantenimiento de la biodiversidad y el paisaje.

El órgano de gobierno de la FG es un patronato formado, entre otros, por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, RTVA, CSIC, Unicaja, SEO/Birdlife, Ecologistas en Acción y el Ayuntamiento de Cazorla y su presidente es Fernando Hiraldo Cano, director de la Estación Biológica de Doñana (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y Medalla de Andalucía 2009 por su trayectoria investigadora y contribución al conocimiento de la biodiversidad española.

Actualmente, la FG dispone de dos sedes, una en Jaén, en la que se ubican los Dptos. de Dirección, Administración y Coordinación Técnica de Proyectos y otra en Cazorla, que alberga el Centro Temático de Especies Amenazadas de la FG.

Fuente:

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer en su página de Facebook, la Fundación Gypaetus confirmaba que este año no se soltarán quebrantahuesos en Andalucía. Ni en su web, ni en la de la Consejería de Medio Ambiente se dice nada más sobre el tema. ¿Significa esto que se paraliza el programa? Lo único que han dicho hasta el momento en: http://www.facebook.com/pages/Fundaci%C3%B3n-Gypaetus/146297595427677

Chucho dijo...

Sinceramente uno se desanima con estas noticias, cuando parece que la educación ambiental ha llegado a todo el mundo todavía encuentras que existen imbéciles,por llamarlos de alguna forma suave, dispuestos a desmontar tantas y tantas horas de trabajo y tan preciadas vidas

Anónimo dijo...

He visitado el facebook de La Fundación Gypaetus y se confirma la paralización del programa de reintroducción. Me parece un error de bulto que un envenenador pueda paralizar uno de los proyectos de conservación más emblemáticos del gobierno andaluz. Esto da una imagen de incapacidad que desanima a cualquiera.

Anónimo dijo...

¿Cómo puede una Fundación de ser premiada por la Comisión Europea y felicitada por sus éxitos en la reintroducción, a encontrarse con el programa paralizado y perder el apoyo internacional del que siempre había disfrutado? ¿Qué ha cambiado?
Parece ser que las respuestas a todos los problemas del programa de reintroducción y de los recientes fracasos de la Fundación Gypaetus tienen nombre y apellido: Jesús Charco.
Y no lo digo yo. Lo dicen, siempre que pueden, hasta los propios trabajadores de la Fundación Gypaetus. Tanto los despedidos por hablar del problema (estos 15, que fueron premiados en varias ocasiones, firmaron todos una carta denunciando la escandalosa falta de preparación y capacidades del Sr. Charco) como los nuevos, lo dicen también los socios internacionales (que este año no confían en como se están haciendo las cosas y no quieren enviar pájaros de otros centros de cría). ¿Cuanto tendrá que degenar y corromperse el programa y la Fundación Gypaetus hasta que quienes toman las decisiones (la Junta p. e.) se den cuenta que no merece la pena meter a dedo y pagar un sueldo de alto ejecutivo a quien no sabe nada de gestión, ni de coordinar un equipo, y que cada decisión que toma es un varapalo para el programa de reintroducción y para la especie? Este naturalista aficionado, que se hace llamar "investigador", cuenta entre sus brillantes decisiones el despedir a todo el equipo por poner de manifiesto su incompetencia (llevaban 5 meses sin cobrar por problemas de gestión financiera), un equipo que ha sido premiado por la Comisión Europea. Además de esto, el Sr. Charco se ha lucido por decidir que no se hiciese trabajo de campo tras los despidos. Grandes decisiones y grandes resultados. ¿Tendrán que tomar las riendas de esta degeneración los ciudadanos en las próximas elecciones?
Basta ya de que encufados incompetentes envenenen nuestras instituciones!

Anónimo dijo...

Quizás los indignados del 15 M tendrían que darse también una vuelta por el mundo de la conservación.

Jelen dijo...

Pues lo que adelantaron por facebook, parece que se confirma en la nota de prensa que han publicado en su web.

No se que pensar del asunto. Puede ser una forma de tapar los lios internos que comentais y que quieran escudarse en los envenenamietos para justificar que no les manden pollos de los centros europeos...

O simplemente puede ser la cagada de siempre. No evaluar si los problemas que hicieron desaparecer a la especie han remitido y ponerse a reintroducir bichos sin erradicar el veneno.

Parece que los ejemplares supervivientes de la reintroduccion estaran condenados a extinguirse nuevamente en Andalucia...

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con el cese del programa. Siguen cayendo los quebrantas víctimas del veneno, como hace pocos años en que, tras varias muertes, sólo quedaron animales de un mismo sexo. Si no se ha trabajado previamente en la concienciación y ésta se ha logrado, es una enorme pérdida de recursos iniciar y desarrollar este tipo de iniciativas. Tiramos el dinero a la basura, seguro que en otras zonas habría mayor respeto por la fauna y llegarían a mejor puerto las reintroducciones. Una pena.

Maladeta

Anónimo dijo...

Por desgracia, tenemos la legislación medioambiental mejor desarrollada que la mayoría de los países de nuestro entorno, pero tampoco sirve de nada si no se aplica. El españolito sólo entiende de cárcel cuando se incumple la ley y nuestros políticos aún no están preparados para aplicarla.
La herencia del Tío Paco sigue vigente y la Ley de Amnistía, también.
Salud.

oBirds dijo...

Yo por mi parte doy mi opinión sobre el tema en mi blog como participante del Hacking 2010 en Castril para quien le interese.

http://onlybirds.blogspot.com/2011/05/cancelado-el-hacking-del.html

Un beso

Estrella dijo...

¿Soy la única persona a la que le alucina que un programa de la envergadura del Programa Andaluz de Reintroducción, más de veinte años de historia y más de ocho millones de euros de presupuesto, anuncie su suspensión a través de un comentario de tres líneas en Facebook? Creo que tanto la Consejería como la Fundación Gypaetus tienen periodistas para esto ¿no? Creo que los andaluces y andaluzas que hemos financiado este programa con nuestros impuestos nos merecemos una explicación sobre qué es lo que está pasando. ¿O es que se han enterado ahora de que en Castril seguía habiendo veneno? Por favor, alguien que sepa de que va todo esto que se digne a explicarlo.

El pelucas dijo...

Lo que es inadmisible es que en la época más susceptible de encontrar veneno (cuando son las parideras de las ovejas) haya una sola persona recien contratada haciendo el seguimiento de los quebrantahuesos, las labores de oficina, llevando el voluntariado y el control de amenazas.
Imaginaos que del seguimiento del lince se encargara una sola persona junto con el resto de tareas... es indignante.
¿Qué tipo de gestiónde un proyecto de esta envergadura es esta? ¿Por qué no dimite o despiden al responsable de esta lamentable gestión?

Sergio Couto dijo...

Hola. Soy Sergio Couto, y trabajé en la Fundación Gypaetus en control de venenos durante 6 años (hasta los despidos masivos), por lo que quisiera aclarar algunas cosas al respecto.

Nunca nadie dijo que el problema del veneno se hubiese terminado (por lo menos nadie de la FG). ¿Si fuera así qué hacíamos 2-3 personas trabajando a tiempo completo en ese tema durante 6 años (2004-2010)? ¿por qué entonces el equipo despedido trabajamos y conseguimos, en 2010, un LIFE de 5,6 millones de euros para luchar contra el veneno en Andalucía? Lo que sí da lugar a debate es si se debe liberar o no quebrantahuesos existiendo riesgo de envenenamiento. Hay que tener en cuenta que esa amenaza existe, con mayor o menor incidencia, en toda la distribución mundial de la especie (África, Asia, evidentemente Europa, etc.), por lo que decidir no liberar hasta acabar con el veneno significaría no liberar en decenas de años (en el más optimista de los casos) en ningún sitio (el veneno, hasta la fecha, no se ha conseguido erradicar de ningún país). Es una opción muy respetable. Se podrían dedicar esos recursos a otros proyectos sobre biodiversidad.

¿EN QUÉ SE BASÓ LA DECISIÓN DE SOLTAR?:
(sigo en el siguiente comentario)

Sergio Couto dijo...

PORQUÉ SE HAN PARALIZADO LAS SUELTAS (REALMENTE):
1. Una exigencia de los socios internacionales (EEP) era que debía haber gente con experiencia para realizar las sueltas: El despido del equipo íntegro se ha pasado por el forro esta norma internacional. Para más inri, desde los despidos se han dejado de hacer procesos públicos de selección: la gente la escoge "a dedo" el gerente. Esto los socios internacionales lo saben.
2. Otra de las exigencias del EEP es que para garantizar las sueltas la FG debe estar dedicando recursos ACTIVAMENTE contra el veneno. Desde los despidos las 3 personas de lucha contra el veneno/seguimiento han sido sustituidas por una sola y sin experiencia. A esta persona se le han dado instrucciones de NO salir al campo. La denuncia de esta situación le ha costado el puesto a uno de los nuevos trabajadores de la FG el pasado mes de mayo (el correo-e está disponible). La FG lleva meses sin hacer nada contra el veneno en Castril (ver facebook y pag. web). Esto el EEP lo sabe.
3. Continúan los problemas de gestión de la FG, lo que (si no se solucionan) hacen peligrar (como se advirtió en la carta de los 15 trabajadores) el futuro de la entidad. Esto también lo sabe el EEP.
4. Han muerto dos quebrantahuesos más en el sitio donde se sabía que había más riesgo, lugar donde nadie de la FG se había presentado hacía meses. A pesar de disponer de cientos de miles de euros para esas labores. Esto también lo sabe el EEP.

A la luz de esta información (que se puede corroborar fácilmente) ¿a alguien le extraña la paralización del programa?

Anónimo dijo...

Hola a todos. Hay mucha confusión interesada en todo este asunto. Conozco a Jesús Charco desde hace años y os puedo asegurar que como amigo y naturalista es una magnífica persona, así como que muchos nos alegramos cuando fue nombrado gerente de la Fundación Gypaetus, donde por el bien de la Fundación más vale que siga. Cuando le decimos lo que Sergio Couto, Jose Jimenez o Carlos Ruiz escriben de él en los foros, siempre nos dice que no repliquemos, pero lo siento, Jesús, hay que decirles cuatro cosas a estos impresentables.
De entrada que sepais todos que éstos fueron despedidos por Jesús y que por tanto lo que tienen contra él es un odio visceral, por un asunto laboral, pero os pretenden hacer creer que es por un asunto técnico o de gestión. Durante los años que trabajaron en la Fundación murieron 6 quebrantahuesos, posiblemente más de la mitad envenenados, ahora en 2011 han muerto otros 2 y como ellos ya no están la culpa la tiene Jesús. Pero alguien puede creer semejantes comentarios suyos tan interesados. El único culpable de la muerte de todos estos quebrantahuesos es el jodido envenenador, al por el que hay que ir con todos los medios, que ya van más allá de lo que la Fundación puede hacer.
Otra mentira que se repite estos días es que el Programa de reintroducción se ha parado, nada más lejos de la realidad, Jesus me cuenta, y le creo más que a ellos, que todo sigue adelante, solo que este año no se liberará ningún ejemplar. El Centro de cría ha obtenido este año, sin ellos, una producción record de pollos (9, frente a la media de 4 de los últimos años), se está potenciando la educación ambiental (más charlas a los alumnos de primaria y secundaria) y se sigue de forma muy eficiente la evolución de las aves liberadas, via satélite y con trabajo de campo cada vez que la situación lo requiere.
No sé cual será el futuro laboral de Sergio Couto, que fue despedido también del proyecto del Lince y no quieren volver a verlo, de Carlos Ruiz o de Jose Jimenez, pero como decía Juan Ramón Jimenez, quien te conozca que te compre.

Anónimo dijo...

Hola, no sé quien es este último anónimo ni si nos conocemos o no pero, yo también conozco a Jesús desde hace años y estoy convencido de que no tiene nada que ver con lo que dicen estos Sergio Couto, Carlos Ruiz y Jose Jimenez que deben ser, como dices, unos auténticos impresentables, que tendrán mucha labia pero poco sentido común y, desde luego, no deben haber conocido bien a Jesús.
Desde Granada, mucho ánimo con ese proyecto de reintroducción y mano dura con los envenenadores.

Sergio Couto dijo...

Hola,

Soy Sergio Couto de nuevo. Lo que yo he aportado son datos e información, por lo que me gustaría que también me respondiesen con datos e información.

Por otra parte, yo doy la cara, todos podéis saber quién soy, pedir referencias de mi credibilidad, si sé de lo que hablo y porqué puedo estar diciendo lo que digo (e incluso contactar conmigo para cualquier aclaración). También me gustaría ser correspondido en ese aspecto cuando se habla de mí personalmente.

Creo reconocer el estilo vacío de contenido del propio Jesús Charco en varios de los comentarios anónimos. Como podéis ver hay comentarios con datos, nombres y apellidos que cuestionan cómo se están haciendo las cosas y apoyan o critican nuestro anterior trabajo.

Por otro lado hay comentarios anónimos e insultantes que dicen adorar a Jesús Charco, pero que no nos explican qué ha pasado con el programa, ni en qué consta la magnífica gestión de Jesús Charco.

Sus argumentos son: efectivamente este año ha habido menos personal que nunca para seguimiento
y control de amenazas, efectivamente han muerto dos quebrantahuesos, efectivamente el programa ha sido paralizado por el EEP hasta nueva orden, pero (creedme a mí porque sí) esto va mejor que nunca!!!

Los trabajadores de la Fundación Gypaetus ya denunciábamos los problemas ocasionados por la gestión de Jesús Charco en una carta escrita y firmada por los 15 trabajadores en agosto de 2010. Por eso fuimos despedidos. Esto os lo puede confirmar cualquier trabajador actual o anterior de la FG. Por lo tanto no ha sido ningún despido lo que nos anima a apuntar a los graves problemas por los que pasa el programa. Nada ha cambiado en nuestra actitud, estábamos muy preocupados y cada vez tenemos más motivos para estarlo. Como bien sabéis una vez despedidos y trabajando o buscando trabajo, a nosotros, esto nos puede ocasionar más problemas que beneficios.

Ni mi sueldo, ni mi puesto de trabajo dependen de ocultar o sacar a la luz lo que está pasando. ¿Podemos decir lo mismo de algunos de los implicados en esta crisis?

En cualquier caso, quiero pediros a todos que contrastéis la información que se da (cuando se da) y que saquéis vuestras propias conclusiones. No permitamos que este foro se convierta en "Tómbola". Queremos saber qué está pasando con la reintroducción y porqué se han paralizado las sueltas.

Por cierto, nunca tuve ninguna relación de ningún tipo con el LIFE del Lince, ni siquiera como voluntario. O te lo inventas o estás mal informado.

Un saludo a todos,

Sergio

Carlos Ruiz dijo...

Ante esta situación de abuso, varios trabajadores decidieron expresar su rechazo mediante otra carta que remitieron de nuevo al presidente y también al resto de miembros del patronato. En esta ocasión no todos los trabajadores firmaron la carta. Cada uno puede interpretar las posibles razones que hicieron que parte del equipo no apoyara esta segunda carta, aunque una interpretación no muy disparatada apunta a que tras el primer despido, había miedo a más represalias.

Este miedo se demostró justificado cuando otros dos técnicos fueron despedidos, también de forma improcedente, poco menos de un mes y medio más tarde, a pesar de que habían renovado con la entidad recientemente para el proyecto LIFE anteriormente mencionado (de 5 años de duración) y a pesar de que eran, junto con el coordinador técnico despedido, los principales autores de este proyecto.

De nuevo ante este atropello varios trabajadores mostraron de nuevo su desacuerdo al patronato de la entidad. Dos meses y medio después los dos últimos integrantes del equipo técnico encargado de las acciones de conservación “in situ” (las que se realizan en el hábitat natural de la especie, en contraposición a las acciones “ex situ” que se realizan fuera del hábitat, como por ejemplo la cría en cautividad) del proyecto eran despedidos, de nuevo reconociendo la improcedencia de los despidos. Justo antes de estos dos despidos, un nuevo técnico fue contratado para encargarse del seguimiento y control de amenazas. Además, otros técnicos que acabaron contrato durante este periodo, y cuya participación hasta entonces resultaba realmente satisfactoria no fueron renovados.

En resumen, en apenas cuatro meses (desde septiembre de 2010 hasta enero de 2011) se había pasado de contar con un equipo de 6 personas que se encargaban del seguimiento, control del uso de cebos envenenados, campañas de cambio en el uso de munición con plomo, revisión de tendidos eléctricos, divulgación y sensibilización ambiental y comunicación, a contar con un solo técnico, recién incorporado al proyecto. Es destacable que, además, otra trabajadora que fue despedida, tuvo que ser readmitida por sentencia judicial ya que su despido se produjo pocos días después de que comunicase al gerente que estaba embarazada.

Además, después de estos últimos despidos este único técnico de seguimiento que quedo recibió órdenes de no realizar trabajo de campo hasta que nuevo personal se incorporara al proyecto, cosa que ocurrió a finales de abril. En consecuencia, las sierras no han recibido visitas de técnicos del proyecto durante febrero, marzo y buena parte de abril de 2011.
(sigue en el siguiente comentario)

Carlos Ruiz dijo...

Es importante resaltar que todos estos despidos se produjeron con reconocimiento de improcedencia. A esto hay que añadir que, aunque el reconocimiento de improcedencia se reconocía en las propias cartas de despido, la indemnización que se ofrecía, en cada uno de los casos, era inferior a la que la legislación reconoce, lo que ha originado procesos judiciales, que han desembocado en el reconocimiento por sentencia de la indemnización reclamada y en el pago por parte de la FG de salarios de tramitación.

Esto supone, en mi parecer, una grave irresponsabilidad por parte de Jesús Charco, gerente de la entidad, que ha reproducido este proceder una vez tras otra en todos los despidos, a pesar de saber cuál iba a ser el resultado final. Esto supone que a lo largo de los últimos meses la FG haya desembolsado casi 90.000€ para cubrir estos despidos. Y recordemos que Jesús Charco, pese a ser gerente de una "entidad privada", está pagando estos desmanes con dinero público, que está destinado a reintroducir el quebrantahuesos, con todo lo que ello implica. Luego no es de extrañar que no tenga dinero para contratar a más gente, o que en el futuro tenga problemas para pagar las nóminas a los trabajadores.

Si a esto unimos el hecho de que, pese a ser una entidad privada y pese a que el gerente debería también conseguir fondos de patrocinadores privados para, entre otras cosas, pagar sus honorarios (y no me consta que haya conseguido patrocinio alguno), entonces ya se sabe de dónde viene su salario. De los fondos destinados a reintroducir el quebrantahuesos.

Así que si echamos cuentas rápidas, Jesús Charco le está costando en el último año al programa de reintroducción, los cerca de 65.000€ brutos anuales que cobra + los cerca de 90.000 que ha gastado innecesariamente para deshacerse de un equipo que funcionaba bien. Total, unos 155.000€.


El proyecto de reintroducción cuenta con 550.000€ anuales para todas sus actividades (Centro de cría en cautividad, divulgación y sensibilización, hacking, seguimiento, control de amenazas, etc.), y resulta que el gerente y sus desmanes se llevan el 28% del presupuesto.

Personalmente me parece un escándalo, más aún en los tiempos actuales en los que los fondos destinados a estas cuestiones se están viendo recortados y cada euro habría que gastárselo con sumo cuidado y estando seguro de obtener de él el mayor rendimiento de conservación posible.
(sigue en el siguiente comentario)

Carlos Ruiz dijo...

En el trabajo que la FG ha venido realizado en los últimos años en la lucha contra el uso de cebos envenenados, la presencia continuada de los técnicos en la sierra ha sido una de las principales bazas a jugar. Mediante esta presencia continuada se ha podido conocer a los ganaderos y cazadores de la sierra, se ha podido difundir el mensaje de lo negativo que es el uso del veneno, se ha contado con la colaboración de gran parte de los sectores implicados (cazadores y ganaderos) que reconocen que es un problema con el que hay que acabar y que son los primeros interesados en acabar con las “ovejas negras” que puedan quedar dentro de sus respectivos colectivos. La colaboración de estos colectivos ha sido ejemplar, además de la de instituciones que, como el ayuntamiento de Castril, han luchado con todo lo que estaba a su alcance contra esta lacra. Sin embargo, esas “ovejas negras” que desgraciadamente todavía quedan, han visto que la presión se relajaba, en la sierra se ha visto que de repente los técnicos dejaban de andar por ella. En municipios como Pontones, los vecinos, conscientes de ello llegaron a organizar una recogida de firmas protestando por los despidos y reconociendo el trabajo que se había desarrollado hasta entonces.

Los envenenamientos de Cata y Pontones podían haber ocurrido de todas formas, eso está muy claro. Pero siempre quedará la duda de que hubiese pasado si el trabajo en la sierra no se hubiera interrumpido tan bruscamente. Esto de ninguna manera supone una justificación de lo que ha pasado con estos dos ejemplares, ni de trata de quitar la culpa de estas muertes de su único responsable, que es quien ha puesto el veneno y a quien espero caiga encima todo el peso de la ley.

De todo lo comentado aquí se puede proporcionar información documental si hay gente interesada en contrastar la información. No tenéis más que pedirla. Añado además que no realizaré más comentarios para contestar a acusaciones o insultos que vengan en comentarios anónimos.

Un saludo a todos.

Carlos Ruiz

Anónimo dijo...

Dimite el presidente de la fundación que liberaba quebrantahuesos

21/06/2011 Diario ABC. Pág. 53 Sección Andalucía.

Los patronos de la Fundación Gypaetus, vinculada al programa público de reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía, aceptaron ayer la dimisión de su presidente, Fernando Hiraldo, director de la Estación Biológica de Doñana. Provisionalmente, la presidencia ha sido asumida por un director general de la Consejería de Medio Ambiente, Javier Madrid. Además de aceptar la propuesta de Hiraldo de dejar el cargo, durante la reunión se analizó la situación generada por una serie de despidos llevados a cabo en la Fundación que el juzgado ha considerado improcedentes. En total han sido nueve los trabajadores despedidos o cuyos contratos no han sido renovados en los últimos meses. El consejo abordó los problemas surgidos por la gestión económica de la Fundación, una entidad privada financiada en parte por la Junta de Andalucía, y también la paralización de las liberaciones de ejemplares este año, derivada de las dos últimas muertes por envenenamiento de quebrantahuesos liberados en el marco del proyecto. Al respecto, algunos participantes lamentaron que se detuviera la suelta sin comunicarlo previamente a los patronos.