lunes, 22 de noviembre de 2010

Trabajadores tienen que alimentar de su bolsillo a los quebrantahuesos

La Junta no se siente responsable y alega que cumple con su aportación económica al programa

JAVIER LÓPEZ / JAÉN

Día 21/11/2010

El programa de reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía corre peligro por falta de recursos económicos. La situación de la Fundación Gypaetus, encargada de desarrollarlo, es tan dramática que los propios trabajadores han tenido que pagar de su bolsillo el traslado desde Austria de uno de los pollos e incluso sufragan la compra de conejos para alimentar a los 20 ejemplares con que cuenta el centro de cría. Aunque llevan meses sin cobrar sus sueldos se resisten a que desaparezca la especie del ecosistema andaluz.

Mientras los trabajadores señalan como responsable de la situación a la «pésima gestión» desarrollada desde que fue sustituido el anterior gerente, la Consejería de Medio Ambiente puntualiza que no tiene responsabilidad en el problema porque cumple con sus obligaciones financieras. Fuentes de este departamento afirman que han librado el dinero que le corresponde. Si no ha llegado a su destinataria la financiación es porque la Fundación, a cuyo patronato pertenece la Junta, no está al corriente de sus obligaciones fiscales.

De hecho, la dirección general del medio natural explicó en un escrito remitido el mes pasado a la Fundación que el retraso a la hora de tramitar el pago de la subvención nominativa a Gypaetus para la ejecución del programa de reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía se debe a que las subvenciones nominativas exigen que el beneficiario esté al corriente de las obligaciones generales y se hayan justificado otras subvenciones que se hayan recibido.

En el caso del programa que se desarrolla desde Jaén, faltaba por justificar el último pago de la subvención excepcional 965/07 Convenio entre Gypaetus y la Consejería de Medio Ambiente para desarrollo de acciones previstas en el Life Naturaleza y presentar la documentación final que refleja este convenio. «En cuanto lo tengamos procederemos a hacer los últimos documentos administrativos que harán efectivo el pago de la subvención nominativa de 2010», indica la dirección de gestión del medio natural.

Sin cobrar los sueldos

Los trabajadores, mientras tanto, permanecen sin cobrar, preocupados tanto por esto como por el deterioro de la imagen de la fundación, derivado, según aseguran, de la indolente manera de gestionarla.

«En nuestro modesto criterio, creemos que la gestión económica de una fundación que está próxima a ingresar más de un millón y medio de euros y gestionará en breve un proyecto de casi seis, tiene posibilidades», señalan en una carta remitida en agosto pasado al presidente de la Fundación, Fernando Hiraldo.

Fuente: Abcdesevilla.es