martes, 24 de marzo de 2009

La Olivilla, segundo centro en el mundo que consigue la reproducción en cautividad de linces ibéricos

‘Dama’, una hembra primeriza de dos años, dio a luz la pasada madrugada a los dos primeros cachorros que nacen fuera de El Acebuche

Dos cachorros de lince ibérico (Lynx pardinus) han nacido en el centro de La Olvilla en Jaén dentro del programa de cría en cautividad impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino como apoyo a la conservación de esta especie en peligro de extinción. Los cachorros, de los que todavía se desconoce su sexo, son los primeros que nacen en este centro de cría en cautividad de Jaén y son hijos de ‘Dama’ y ‘Domo’, dos ejemplares primerizos de dos años de edad (subadultos) que, además, son los primeros que alumbran dos animales nacidos en cautividad.


Estos son los primeros partos que se producen en La Olivilla y los primeros que se producen fuera de las instalaciones de El Acebuche. La presente campaña reproductora del Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico cuenta con 22 hembras con potencial reproductor, veinte adultas (diez en La Olivilla, ocho en El Acebuche, y dos en el Zoobotánico de Jerez), y dos subadultas (una en El Acebuche y otra en La Olivilla). Hasta el momento un total de dieciséis hembras han copulado en los tres centros, si bien existe un alto porcentaje de hembras primerizas cuya gestación podría resultar complicada.

El parto de Dama se produjo a las cinco de la pasada madrugada. El comportamiento de esta hembra, pese a su falta de experiencia, ha sido excelente y los cachorros se encuentran en perfecto estado. Hasta el momento son cinco los ejemplares de lince ibérico los que han nacido (tres en El Acebuche y dos en La Aliseda) en la recién iniciada temporada de cría.

Sin contar con los cachorros de 2009, que todavía han de pasar una etapa delicada, el Programa de Conservación Ex-Situ ha logrado sacar adelante hasta la temporada pasada a 24 cachorros de este felino desde que en 2005 nacieran los primeros linces, experimentando un crecimiento exponencial que ha supuesto un adelanto respecto a las previsiones iniciales de este programa.

El centro La Olivilla, puesto en marcha en el año 2006, cuenta con 23 jaulones de cría de gran amplitud (900 metros cuadrados), lo que lo convierte en el primero de estas características en que los felinos se crían en condiciones de semilibertad. Todos están intercomunicados y disponen, cada uno, de una zona de cría de 150 metros cuadrados totalmente cerrada por su parte superior para evitar el riesgo de predación en el área de los cachorros. Las instalaciones cuentan con varios edificios: clínica-laboratorio y oficina; instalaciones para cachorros, con dos habitaciones para la cría de linces de corta edad; dependencias para el personal; e instalaciones de cuarentenas, con zonas de campeo.

Ex-situEl Programa de Cría en Cautividad (Ex–situ) tiene como objetivo asegurar a corto plazo la conservación del material genético de la especie y crear, a medio y largo plazo, nuevas poblaciones a través de programas de reintroducción.

En paralelo, en Andalucía se está desarrollando el proyecto para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico del programa europeo Life Naturaleza, que cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, el de mayor entidad concedido nunca a España. En el desarrollo de este programa, con vigencia hasta el 2011, participan diferentes administraciones públicas, entidades privadas y asociaciones conservacionistas. Además de continuar con las actividades de conservación y seguimiento de las poblaciones actuales, esta iniciativa permitirá la reintroducción y el reforzamiento de las poblaciones de esta especie; así como actuaciones para la aceptación social y el asesoramiento científico sobre este felino calificado como en peligro crítico de extinción en el mundo.



Fuente: juntadeandalucia.es

1 comentario:

Ars natura dijo...

Ojalá que con estos programas de cría en cautividad la población de linces ibéricos aumente y se expanda. Pero creo que todavía queda mucho por hacer en cuanto a recuperacción de hábitats propicios para la especie.

Un saludo.