domingo, 2 de noviembre de 2008

La Fundación Oso Pardo propone cuatro corredores para unir las dos poblaciones


La FOP presentó el día 6 de septiembre su proyecto definitivo para crear un corredor natural que una las dos poblaciones de plantígrados existentes en la actualidad, divididas por el Valle del Huerna, repleto de infraestructuras: autovías, líneas de ferrocarril, estaciones de esquí, explotaciones mineras y pueblos.

El estudio del corredor entre las poblaciones cantábricas de oso pardo será incluido en el programa Life de la Unión Europea, con lo que se asegura una financiación de 1,1 millones de euros en tres años para su puesta en marcha.

Gracias a este proyecto se podrán ver comunicadas al fin tras décadas de aislamiento las dos poblaciones de la Cordillera Cantabrica, la occidental con unos 100 ejemplares y la oriental que será la que más se beneficie de la medida ya que cuenta con tan solo 30 ejemplares con un alto grado de consanguineidad.

Tan solo un macho joven en su fase de dispersión consiguió salvar todas las barreras y pasar desde la población occidental a la oriental. Pero la fatalidad quiso que fuera este ejemplar el que muriera envenenado tras comer un cebo destinado a matar lobos.



Plano extraido de elmundo.es


En el proyecto existen dos pasillos preferentes que salvan los 50 km que separan las dos poblaciones: el pasillo septentrional, en la vertiente asturiana de la Cordillera, que aprovecharía la buena calidad del hábitat en esta zona (por la alta cobertura forestal), y un pasillo meridional en la vertiente leonesa, que evita las zonas más altas y próximas al límite interprovincial, y que discurre sobre todo por las principales formaciones arboladas en regeneración en los valles subcantábricos.

1 comentario:

miradadelince dijo...

pues si que deberían unirlas si,es algo que vendría de perlas.