martes, 24 de septiembre de 2013

Mejora la salud de «Molinera» la osezna rescatada en Leitariegos


Mejora la salud de «Molinera»

La osezna herida en Leitariegos ya come y evoluciona bien de su insuficiencia renal, aunque seguirá unos días en observación

24.09.2013 | 09:33

Oviedo, M. L. SERRANO

«Molinera», la osezna de nueve meses herida en el pueblo de Riomolín, próximo a Leitariegos (Cangas del Narcea), e ingresada el pasado jueves en una clínica veterinaria de Oviedo, evoluciona favorablemente de su insuficiencia renal y, si continúa con su progreso, podría dejar la clínica en los próximos días, tal vez mañana o el jueves. La cría, que pesaba tan sólo seis kilos cuando fue rescatada -debería estar en 15- ya come, el mejor síntoma de que su recuperación va por buen camino. Su estado ha mejorado aunque su movilidad todavía no es buena a causa de la luxación de cadera que padece, de la que tendrá que ser operada una vez supere completamente sus problemas en el riñón.

La idea es que, si no hay ningún contratiempo en las próximas horas, deje la clínica para ir al centro de cuidado de animales, donde permanecería unos días antes de ser devuelta al veterinario para que sea intervenida de la cadera.

«Molinera», a la derecha, junto a su madre en el valle de Leitariegos,
de donde fue rescatada la semana pasada.

El esbardu fue avistado por un grupo de turistas el pasado miércoles. Observaron que permanecía inmóvil y dieron el aviso a los guardas, que se lo notificaron a los técnicos del Servicio de Espacios y Especies Protegidas del Principado de Asturias. «Molinera», al parecer, se habría precipitado bruscamente por un barranco, lo que le habría causado la luxación en la cadera que le impide moverse con normalidad. Respondía muy vagamente a los estímulos de la madre y apenas podía caminar. Los especialistas consiguieron localizar al cachorro poco tiempo después, y decidieron establecer una vigilancia de un día para examinar sobre el terreno su estado de salud.

El jueves pasado la siguieron durante toda la jornada y comprobaron que su estado no era bueno, que necesitaba auxilio. Al final de la tarde, cuando la madre se alejó a una distancia prudencial, los guardas alcanzaron a la cría, que apenas opuso resistencia. Inmediatamente fue trasladada de urgencia a una clínica en Oviedo.

Su diagnóstico era grave y aunque siempre se confió en que pudiera salir adelante, en algún momento llegó a temerse por su vida. Pesaba sólo seis kilos y se movía muy poco y muy lento. Se le hicieron distintas radiografías y fue sometida a análisis bioquímicos para examinar su endeble estado de salud. Además de la luxación de cadera, se le encontró una insuficiencia renal, así que se le aplicó una sedación fuerte, como un coma inducido. El viernes mejoró, se le rebajó la sedación y fue forzada a comer con sonda. El fin de semana lo pasó en la clínica veterinaria, vigilada y con todos los cuidados disponibles. La mejoría aceleró durante el fin de semana y ayer ya comía, el mejor síntoma de que progresa adecuadamente.

Fuente: Lne.es

2 comentarios:

dionisio alvarez dijo...

va ser que no,ni somos turistas ni es como la hemos encontrado.

dionisio alvarez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.