martes, 8 de febrero de 2011

Situación de los quebrantahuesos liberados en Andalucía en 2010


Los cinco ejemplares de quebrantahuesos liberados por la Fundación Gypaetus en 2010 en perfecto estado de salud y preparados para afrontar el invierno en los Parques Naturales de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén) y de la Sierra de Castril (Granada).


Técnicos de la Fundación Gypaetus, emprendían el 22 de mayo de 2010 en la “Cueva de los Centenares”, término municipal de Pontones en la Sierra de Segura, la liberación de dos crías de quebrantahuesos, un macho llamado Tranco y una hembra bautizada Quiteria, nacidos en cautividad en el Centro de Fauna de Valcallent de Lérida y centro Richard Faust de Viena, Austria, respectivamente. Las liberaciones se realizan mediante “hacking” o cría campestre, una técnica de suelta que consiste en liberar a los pollos en una cueva cuando aun les falta un mes para ser capaces de volar, así asimilan durante esa última fase de su crecimiento que el paraje de suelta es su lugar de nacimiento y, por tanto, dado el carácter filopátrico de la especie, regresan a ella para asentarse y reproducirse.

Los primeros movimientos de las aves liberadas, a medida que adquirieron habilidades de vuelo, fueron de pocos metros, algunos kilómetros más tarde aunque sin apartarse demasiado de la zona de suelta. A finales de julio ya sobrevolaban una extensión de 20 kilómetros y Tranco establecía tres áreas de uso intensivo en este espacio. El 29 de agosto el ave viajó, ida y vuelta, a Sierra Mágina; casi un mes después, el 26 de septiembre, el emisor GPS, sujeto mediante arnés pélvico a cada pájaro liberado, localizó a Tranco en la Sierra de Baza y el 29 de octubre, el quebrantahuesos partió en una ruta que le llevó a las sierras de Espuña y Moratalla en Murcia y a la Sierra de las Cabras en Albacete desde donde regresó vía norte a una de las zonas de suelta del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Aquí permanece desde primeros de noviembre.



Entre tanto, los vuelos experimentales de Quiteria, la dirigieron al Parque Natural de Castril a mediados de agosto. El diez de septiembre, como antes hiciera Tranco, fue y regresó en el día a Sierra Mágina y en septiembre exploró en poco más de veinticuatro horas el Parque Natural de Sierra María- Los Vélez, al norte de la provincia de Almería. Antes de acabar el mes Quiteria voló hasta la Sierra del Molino, siguió rumbo a Jumilla y Sierra de los Donceles y desde allí de regreso al punto de partida, en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas; una excursión de 230 kilómetros en dos días.

La Fundación Gypaetus liberó el 30 de junio de 2010, por primera vez en la provincia de Granada, en el Parque Natural de la Sierra de Castril, tres crías de quebrantahuesos nacidas en cautividad en el Centro de Guadalentín-Cazorla. La “Cueva de las Canalejas” cobijó durante el “hacking” a los machos Hortelano y Huéscar y a la hembra Blimunda.

El vuelo inicial de los machos los mantuvo alejados pocos kilómetros del espacio de liberación y en ambos casos, tanto Hortelano como Huéscar, han tenido una zona de exploración más reducida, unos 40 kilómetros a la redonda desde mediados de septiembre cuando comenzaron a reconocer las sierras del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

La incipiente curiosidad de Blimunda, una vez examinada el área de liberación donde la hembra se centró en dos puntos concretos, la condujo en viaje de ida y vuelta de un día a Sierra Mágina. El 21 de octubre batió sus alas dirección sur, destino Sierra Nevada que visitó hasta el 24 de ese mes; después fue detectada en la sierra almeriense de Gádor y al día siguiente, el 26 de octubre, regresó al macizo granadino. El Paraje Natural del Torcal de Antequera, la Axarquía, Mijas, la sierra de las Nieves y de nuevo la Axarquía han sido otras localizaciones de Blimunda en la provincia de Málaga durante los primeros días de noviembre. La joven quebrantahuesos permanece entre las áreas de suelta de los parques naturales de Cazorla, Segura y Las Villas y de la Sierra de Castril desde el pasado siete de diciembre y han sido numerosos los avistamientos de este ejemplar documentados gráficamente.

Los trayectos más extensos de Tranco, Quiteria y Blimunda forman parte de una normalidad que también integra las conductas inicialmente más cautelosas de Hortelano y Huéscar.

Fuente: Gypaetus.org