lunes, 4 de mayo de 2009

El pregonero de la vuelta del oso a Redes

«Al principio pensé que eran jabalíes», afirma Julio Gallinar, el casín que avistó a una hembra con esbardos, un hallazgo ratificado por los guardas del parque

La Foz / Pendones (Caso), L. M. D.

«Vaya jabalí tan grande». Esto fue lo primero que se le pasó por la cabeza a Julio Gallinar cuando, al otro lado de la carretera del puerto de Tarna, mientras iba en moto, vio un gran animal pasearse por un prado. «Me detuve para verlo mejor, y entonces me di cuenta de que no era un jabalí. ¡Era un oso!». Esto sucedió el pasado lunes. Para mayor sorpresa, el plantígrado no estaba solo. «Tras él iba un oso pequeño, que levantaba muy poco del suelo. En ese momento, el grande se paró y miró más abajo. Allí apareció otro pequeño dando saltos».

Julio Gallinar, vecino del pueblo casín de La Foz, fue el primero en detectar la presencia de una osa con crías en el parque natural de Redes, algo que no ocurría desde hace décadas. «Fue todo muy rápido, en poco más de diez segundos», afirma. Estaba casi seguro de lo que había visto, pero por otro lado pensaba que «no podía ser verdad, tenía que asegurarme». Por eso, al día siguiente, el martes, se acercó hasta el prado donde había visto a los animales. Allí hay una pequeña cabaña y tres cubos con colmenas de abejas. «Dos estaban tirados, las habían comido». Ésta fue para él la prueba definitiva, lo que demostraba que «no había visto visiones». Por eso se dirigió a hablar con miembros de la guardería de la Consejería de Medio Ambiente, que corroboraron que era cierto: existían indicios «evidentes» de la presencia de una osa y sus esbardos.

En el parque de Redes, los plantígrados no criaban desde «antes de la Guerra Civil». Así lo corrobora Felipe Simón, que trabajó como guarda en Redes durante cuarenta años y fue guarda mayor. Se retiró hace un lustro. «En todo el tiempo que estuve trabajando, nunca llegamos a ver ni a detectar indicios de que los osos criasen en la zona», afirmó Felipe Simón. «Creo que la osa ha tenido que parir aquí. Por lo visto, los oseznos eran muy pequeños. Cuando esto ocurre, las osas no se mueven demasiado. No ha podido venir de Riaño», indica el ex guarda mayor. «Sí que había animales, que venían de la zona de León, que pasaban por la zona, se alimentaban y después se iban. Pero era algo raro, no había una presencia continua».

Pedro Simón considera que la zona en la que se avistó a la osa puede ser «ideal» para este animal. «Apenas hay actividad humana, sin ganado, con mucho bosque, comida abundante... bellotas sobre todo», asevera. Además, en la zona, El Pedrosu, existe una cueva «en la que, antiguamente, según los vecinos, criaban los osos. ¿Quien sabe? igual los tuvo allí».

El retorno de los plantígrados al Nalón, clave para unir poblaciones de la especie

Que una osa críe a sus esbardos en el parque natural de Redes es una espléndida noticia para el futuro de la especie. La reconquista de esta zona, osera hasta principios del siglo XX, es una de las claves para lograr unir las dos grandes poblaciones de plantígrados: la de Riaño, Picos de Europa y la montaña palentina con la ubicada principalmente en los parques naturales de Somiedo y Fuentes del Narcea.

En febrero de este año, un estudio de la Universidad de Oviedo probaba que ambas poblaciones, la oriental y la occidental, habían empezado a comunicarse. Cuatro machos habían logrado salvar la distancia que separa ambas zonas, plagada de grandes infraestructuras como la autopista del Huerna. Según las estimaciones de los biólogos, ambas poblaciones llevaban aisladas entre 75 y 100 años. La reconquista del parque de Redes por los plantígrados puede suponer una ampliación de su hábitat y acortar la distancia existente entre los dos principales núcleos de población, lo que haría más factibles los intercambios genéticos y fortalecería la especie, que corre el riesgo de la consanguinidad (que supone partos más espaciados y más vulnerabilidad de los animales a las enfermedades).

La conexión entre ambas poblaciones también es crucial porque en la oriental (Riaño, Picos de Europa, Palencia), compuesta por unos 30 ejemplares aproximadamente, apenas hay hembras. Por su parte, en la occidental, donde viven un centenar de animales, las hembras también son minoría, pero no en tal proporción como en la oriental. Desde el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) se ha insistido reiteradamente en que lograr la movilidad entre las poblaciones es fundamental para que haya hembras en nuevas zonas.

Fuente: Lne.es


Ver mapa más grande

Gracias a Pedro por darnos el "soplo" de este notición

4 comentarios:

Ars natura dijo...

Hola
Como me gustan mucho los reportajes que haces, he puesto un enlace en mi blog para que todo el que lo visite pueda encontrar también el tuyo y así poeder disfrutar esos maravillosos relatos que nos ofreces cargados de interesante informacion.

Un saludo.

Medved dijo...

Buenos días,

Que puedo decir, gracias!! yo, como ya habras visto, ya te tenía enlazado y seguía tu blog desde hace algún tiempo ;)

Un saludo.

Onso dijo...

Por lo menos esta noticia, contra balanza la del oso decapitado en Palencia.

Por fin, una osa en Redes! La mejor zona que haya visitado en la Cantábrica; ahi es como estar en Europa del Este, montañas, muchos animales y nadie, nadie, nadie...

Pedro dijo...

Pues sí, esto compensa lo de Cervera. Palomero dice que Redes tiene unas condiciones óptimas para que se asiente allí una población importante de osos. De hecho, considera que las condiciones son mucho más favorables para el oso que en la montaña palentina. Los del Fapas se han visto sorprendidos por la noticia. Ahora, siguiendo su argumentación, podríamos decir que los osos que llegan a Asturias lo hacen porque la población osera del engendro (León y Castilla) está creciendo. Pero tonterías aparte, esta es una noticia fantástica porque afortunadamente los osos no entienden de esas gilipolleces y de lo que se trata es de que estén comodos en cualquier lugar de la cordillera y de que vayan reocupando territorios. Si en Redes se forma una población aceptable la unión de ambas poblaciones será una realidad.El próximo paso será que crucen la autovía Santander-Meseta y vuelvan a Valderredible y Las Merindades. Todo llegará y en no muchos años lo veremos.
PD. Muchas gracias a Medved por tu comentario.